FICHA DE LIBRO

DICCIONARIO GRIEGO-ESPAÑOL DEL NUEVO TESTAMENTO
 Análisis semántico de los vocablos
(DGENT)

Fascículo 2  
aimorroew- anhr


Págs.: 181-595 columnas. ISBN: 84-8005-056-X
Encuadernación en Rústica (19x27 cm)
Precio: 40 €
REF. 060002

Dirigido por

Juan mateos  
Profesor Emérito del Instituto Oriental de Roma
con la colaboración de  
Jesús Peláez  
Catedrático de Filología Griega
y 
 el Grupo de Análisis Semántico de la Universidad de Córdoba (GASCO),
integrado por
Rufino Godoy, Luis Domingo, Juan Guillén, Julio Cuenca y Ángel Trujillo,
Doctores o Licenciados en Teología, Filología Clásica o Hispánica

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con este segundo fascículo se presentan los estudios de las palabras hasta anêr. A partir del año 2003, el grupo GASCO (Grupo de análisis semántico de Córdoba, al que se suma un profesor yun grupo de alumnos del Departamento de Clásicas de la Universidad de la Laguna (Tenerife) goza del reconocimiento científico y del respaldo económico del Ministerio de Ciencia y Tecnología, que ha concedido una ayuda económica para tres años dentro de la convocatoria de ayudas para la realización de proyectos I+D en el marco de los Programas Nacionales del Plan Nafional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica 20003.

Esta ayuda permitirá aumentar el número de becarios y colaboradores del proyecto.

Este Diccionario presenta los análisis semánticos de los vocablos contenidos en el Nuevo Testamento, ateniéndose a la lista de palabras de la Concordancia de K. y B. Aland (Vollständige Konkordanz zum griechischen Neuen Testament de K. Aland. Berlín-Nueva York, 1983).

Terminado el estudio de todos los vocablos del Nuevo Testamento, que se publicarán en sucesivos fascículos, se elaborará el diccionario definitivo en un volumen. Este diccionario incluirá la síntesis de los estudios que ahora presentamos añadiendo datos gramaticales (entre otros, las formas verbales), noticias sobre la antigüedad y el uso de los términos en la lengua griega y, a veces, referencias bibliográficas.

Los estudios de los vocablos presentados en esta obra son, por tanto, más extensos y más ricos de contenido que los lemas del futuro diccionario, pues en ellos se clasifican y se analizan semánticamente los vocablos, se dan explicaciones más amplias, la ejemplificación es mucho más extensa y se citan de ordinario todos los pasajes con su correspondiente traducción en los que aparece cada palabra. No obstante, los lectores no interesados en el aparato técnico-lingüístico de este diccionario, podrán saltarlo fácilmente pues todas las justificaciones semánticas de las definiciones se han impreso en un tipo de letra más pequeño.

El DGENT va dirigido a todos los estudiosos del Nuevo Testamento que, pueden preguntarse, por qué un Diccionario Griego-Español del Nuevo Testamento.

La respuesta a esta pregunta es obvia: no hay en la actualidad ningún diccionario mayor del Nuevo Testamento que tenga como lengua de término el castellano. Los existentes están en las lenguas latina (F. Zorell), alemana (W. Bauer) e inglesa (J. P. Louw - E. A. Nida y versión inglesa del diccionario de W. Bauer). Esta razón justifica de suyo la tarea emprendida, pues los estudiosos del Nuevo Testamento de habla hispana se ven mediatizados lingüísticamente al tener que utilizar otros diccionarios en lenguas de término distintas de la nuestra. Este diccionario ofrece directamente en castellano las opciones de traducción de cada término griego, incluidos los giros idiomáticos o modismos, facilitando la labor del traductor que, de no contar con él, se ve forzado a utilizar otros diccionarios en lengua de término no castellana, teniendo que dar en cada momento con la traducción adecuada de cada uno de los términos de la lengua correspondiente del diccionario, tarea que no siempre resulta fácil. Por lo demás, en los diccionarios de griego clásico, este griego no se trata, por razones evidentes, de forma sistemática y extensa, sino más bien a manera de apunte.

Pero hay otra razón añadida importante que justifica este proyecto. De estos diccionarios, a disposición de filólogos y exegetas del texto del Nuevo Testamento, los de W. Bauer y F. Zorell son diccionarios antiguos, que aún siguen prestando un gran servicio a los estudiosos, pero, por su fecha de publicación, no pudieron incorporar a la redacción de los lemas los principios de la lingüística y semántica modernas, estando escritos según los cánones de la lexicografía tradicional. Son, en realidad, al igual que la mayoría de los diccionarios bilingües, repertorios de términos con diversos apartados dentro de cada lema, que no siempre representan diferentes acepciones de la palabra, pues con frecuencia se basan más en criterios gramaticales o sintácticos que lingüísticos y semánticos.

Por su parte, la adaptación y traducción a la lengua inglesa del Diccionario de W. Bauer realizada en 1957 (Bauer-Arndt-Gingrich [BAG]) o la segunda edición de la misma (Bauer-Arndt-Gingrich-Danke [BAGD]), no introdujeron cambios metodológicos sustanciales.

La reciente sexta edición alemana del Diccionario de W. Bauer, llevada a cabo por Kurt y Barbara Aland, que ofrece numerosas novedades, no ha cambiado tampoco sustancialmente ni la metodología lexicográfica ni el tratamiento de los lemas.

Las novedades de esta edición son las siguientes: sigue el texto del NT tal como lo ofrece hoy la 25ª edición de Nestle Aland y la 3ª del Greek New Testament (Bauer había utilizado la 21ª edición de Nestle, de 1952), se han completado los datos del NT y el tratamiento de las variantes textuales, se ha revisado a fondo la restante literatura cristiana primitiva, se ha incrementado la aportación de los apócrifos del NT, introduciendo 250 nuevos lemas extraídos del léxico de estas obras así como de los Padres apostólicos; se han aumentado los datos de los Apócrifos y Pseudoepigráficos del AT, de los escritos intertestamentarios, de la restante literatura judía en lengua griega y de los autores antiguos; se cita mucho más ampliamente la versión de los LXX, se añaden nuevos testimonios de papiros, especialmente no neotestamentarios, conservando los lemas básicamente su antigua estructura y ordenación. Con relación a las traducciones propuestas por Bauer y a la organización misma de los lemas, basada fundamentalmente en criterios sintácticos, se han mantenido por lo común las mismas, modernizándolas con cautela y corrigiéndolas en contadas ocasiones. Rehacer la traducción y hacer una nueva organización semántica de los lemas habría dado origen a un diccionario totalmente nuevo, finalidad que no han pretendido los editores en ningún momento.

Finalmente, el diccionario de Louw-Nida, antes citado, nos parece una propuesta lexicográfica realmente importante desde el punto de vista lingüístico y semántico, que supone un punto de inflexión en la metodología lexicográfica al estudiar los lexemas agrupándolos por campos semánticos. Estos autores son los primeros en el campo bíblico en incorporar a la redacción de su diccionario los principios básicos de la lingüística actual y especialmente de la semántica estructural, aunque no hayan sido del todo consecuentes en la redacción de los lemas con los principios lingüístico-semánticos formulados en la magnífica introducción al mismo.

Editado en dos volúmenes, y ordenadas las palabras por campos semánticos, la utilización del diccionario de Louw-Nida resulta realmente incómoda, pues no reúne dentro de cada lema todos los sememas o acepciones diferentes de una misma palabra, sino que éstos se hayan repartidos por los diferentes campos semánticos. Así, por ejemplo, para ver las diversas acepciones de a)nh/r hay que consultar los campos 9.24; 9.1; 10.53; 34.69; 33.341; los significados de una preposición como e)pi/ (878 veces en el Nuevo Testamento) se distribuyen entre 21 lugares distintos del diccionario.

Llama también considerablemente la atención que los autores no hayan tenido presente para el estudio de las palabras todos los contextos en que éstas aparecen, por lo que, con cierta frecuencia, se omiten acepciones de un determinado lexema por esta causa. De a)gaqopoie/w que aparece 9 veces en el Nuevo Testamento se aducen solo tres citas ( 1Pe 2,20; 1 Pe 4,19 y 1 Tim 6,18); de a)gaqo/j (102 veces) se citan sólo seis textos y se omite una acepción (Mt 25,21: laborioso, diligente); en a)ga/ph se registran sólo dos acepciones (amor, comida) de las tres que tiene el semema, omitiendo 2Tes 2,10 donde significa "complacencia en una realidad y apego a ella" (amor, adhesión). Del término path/r (414 veces en el NT) toman 24 ejemplos solamente, y así en otros muchos casos.

Logro principal de este diccionario es la definición que se da de cada acepción o semema; se trata, en realidad, de un diccionario de sememas, más que de uno organizado por lemas con todas las acepciones reunidas dentro de cada lema.

El diccionario de Louw-Nida, sin embargo, ha supuesto un paso importante para la aplicación de la Lingüística y Semántica actuales a la Lexicografía. El segundo fascículo hasta la palabra anêr ha aparecido en Junio de 2002. El tercer fascículo, hasta completar la letra alpha, se proyecta para finales de 2003.